Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Cómo crear un círculo de apoyo

Cuando tenemos un problema o una enfermedad, es importante contar con algunas herramientas de apoyo emocional. Saber a quién recurrir para hacer preguntas específicas hará que tu vida sea más sencilla.

Busca a otras personas con quién compartir

Es muy reconfortante poder hablar con alguien que entiende lo que significa tener una enfermedad. Si aún no tienes un amigo o familiar que pueda cumplir con este rol, busca un grupo de apoyo cerca de donde vives. ¿Qué tienes que perder?

Si no te gusta un grupo en particular, sigue buscando hasta encontrar uno en el que te sientas cómodo. En la actualidad, debido a la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, existen dentro de las instituciones de salud pública programas como PrevenIMSS y PrevenISSSTE, donde puedes encontrar grupos de ayuda para personas con este tipo de condiciones, acércate a tu clínica más cercana y pregunta por los beneficios.1

Otra buena manera de encontrar personas que apoyan a pacientes con diabetes es ofrecerte como voluntario o participar en eventos para recaudar fondos para organizaciones sin fines de lucro para la diabetes. En México, la Federación Mexicana de Diabetes, ofrece distintos cursos para tu tratamiento, además existen sedes en diversos estados de la República.2

Conoce a tu equipo médico

Coordina (y mantén) consultas de manera regular con tu médico de cabecera y busca a alguien del personal de enfermería a quien puedas contactar cuando tengas preguntas sobre tu salud.

Prepara a la escuela de tu hijo

Es importante que el personal de la escuela esté informado sobre el estado de salud de tu hijo, sobre todo cuando esto implica el uso de un monitor de glucosa. A pesar de que los cuestionarios dentro de las escuelas públicas prevén la solicitud de antecedentes en cuanto a enfermedades, es importante hablar con las autoridades de la escuela para crear un círculo de apoyo.

Pídele al director de la escuela que organice una reunión para ti y para quien necesite entender las necesidades con respecto al automonitoreo de glucosa: oficinistas, personal de enfermería de la escuela, maestros, entrenadores e incluso los empleados que cuidan a los alumnos en los transportes escolares y en las excursiones.

El proyecto llamado The Kids and Diabetes in Schools (KiDS) http://www.idf.org/education/kids de la Federación Internacional de Diabetes, es un recurso valioso para crear un entorno de apoyo en la escuela. Descarga el paquete de información http://www.idf.org/education/kids/diabetes-in-school-information-pack, además de estar traducido en 8 idiomas, incluido el español, es gratuito y realizado por una federación reconocida.

Informa a tu familia y amigos

Una de las tareas que conlleva vivir con una enfermedad es informar a las personas que te rodean. El apoyo de tus familiares y amigos se puede expresar de diferentes maneras: escucharte; informarse para ayudarte a aclarar dudas; reconocer tus logros; brindar un consejo cuando lo pidas; compartir contigo tus prácticas de autocuidado, por ejemplo, haciendo ejercicio contigo o siguiendo tu dieta (prácticas que, por cierto, son sanas para cualquiera); acompañarte a tus citas con los especialistas para aportar un punto de vista complementario al tuyo, etc.

Tu médico o el personal de salud de la clínica que te atiende tienen la responsabilidad de orientarte a ti y a tus pares en esta noble y útil relación, si se produce una emergencia, ellos sabrán qué hacer.

Compañeros de trabajo

El cuidado de la salud puede ser una excelente oportunidad para crear cohesión en los equipos de trabajo. Un buen jefe puede aprovechar las necesidades de salud de sus colaboradores para alentar la solidaridad entre ellos al promover prácticas colectivas saludables, sobre todo si se trata de la misión noble -y comprensible para todos- de brindar apoyo a un compañero que lo requiere.

Pongamos como ejemplo a un equipo que realiza labores de oficina: si este grupo acostumbra celebrar los cumpleaños, quizás se puede excluir de estos el pastel o sustituirlo por uno sin azúcar, al menos cuando el cumpleaños que se celebra es el de alguien que vive con sobrepeso, obesidad o diabetes. ¿O por qué no una comida de fin de año acorde con el plan de autocuidado de los compañeros que están en esta situación? Las posibilidades son múltiples, y la imaginación ayudará a encontrarlas.

Una de las grandes aportaciones de nuestra época es la oportunidad de encontrar en las diferencias personales una posibilidad de acercamiento y de crecimiento personal y social.

No hay motivo para que nadie te discrimine por tu enfermedad, ya sea haciéndote a un lado o dándote un lugar de desvalido. Nadie, empezando por ti mismo. Valora tu condición y, si quieres darla a conocer, hazlo con total libertad, sabiendo que ello te traerá el beneficio de la solidaridad de quienes te rodean.3

1 Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, 1° Ed., septiembre, 2013 D.R. Secretaría de Salud

2http://fmdiabetes.org/asociaciones/.

3 Manual de mantenimiento de la salud para personas que viven con DIABETES MELLITUS, Instituto Carlos Slim de la Salud, Primera edición, 2009. D.R. Instituto Carlos Slim de la Salud, A.C. Disponible en:e https://www.clikisalud.net/manuales/DiabetesMellitus.pdf el 11 de noviembre de 2016

Compartir

Archivado como: