Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Dale la vuelta a un mal día

Todas las personas tenemos momentos buenos y malos; días en los que logramos nuestras metas y en los que las cosas no funcionan bien. Cuando tengas un día malo, estos son nuestros mejores consejos para darle la vuelta.

La perspectiva lo es todo

“Cambia la forma de pensar, cambia tu vida” se dice fácil, pero sabemos que requiere un gran esfuerzo; sin embargo, reflexiona en lo siguiente: cuando te das cuenta de que un cambio es una oportunidad para aprender sobre tu propia salud y que esto puede ayudarte a ti y a tus seres queridos, ya has dado el paso más importante para mejorar tu día y para vivir una vida más saludable.

 ¡No olvides reírte! El humor te permite ver cosas cotidianas desde una nueva perspectiva. Es por eso que el humor alivia tanto el estrés, porque te saca de tu estado mental actual, aunque sea por un rato.

Sigue avanzando

Nadie es perfecto y hay muchos tropezones en el camino que todas las personas –en serio, todas– debemos superar con el tiempo, no eres el único al que le pasan estas cosas. La idea es que sigas avanzando, respira, reconoce qué es lo que te preocupa, reflexiona en las acciones que puedas tomar y platícalo con alguien a quien le tengas confianza, verás que el resto del día será positivo cuando encuentres tu propio equilibrio.

Cuando estés estresado

Si tienes un mal día, el estrés puede aumentar el nivel de glucosa.1 El estrés no puede eliminarse por completo, pero sí podemos tratar de controlarlo. Presta atención a cómo te hace sentir el estrés física y emocionalmente. Deja de realizar las actividades que te producen estrés, aunque sea por 5 minutos. Decide hacer cambios pequeños en tu vida que alivien el estrés con el que estás lidiando actualmente.

Cuando estés sensible

Los niveles de azúcar afectan el humor de las personas. Otras opciones que ayudan a relajarte incluyen ir a dar una vuelta, darse una ducha o un baño, llamar a un amigo y contarle tus problemas, hacer algo que disfrutes mucho, como escuchar música o hacer una lista de las cosas por las que estás agradecido, incluidas todas aquellas que en su momento parecieron negativas y que ahora te han hecho una persona más fuerte.

Sobre la depresión

Todas las personas tenemos momentos en los que nos sentimos sin ánimo, pero la depresión es algo distinto. La tristeza, la pena y la ansiedad son emociones humanas normales que sufrimos por momentos cortos y de las cuales nos recuperamos.1 Sin embargo, la depresión es una enfermedad que provoca sentimientos intensos de tristeza, de pena y de ansiedad que parece que no desaparerán. Es posible que no te percates de esta situación; sin embargo, si crees que hay algo muy profundo que te esté afectando, busca ayuda con un profesional de la salud. Quizá sea difícil dar ese primer paso, pero es la única manera de comenzar a entender los sentimientos que experimentas, cómo afectan tu salud y cómo con ayuda de un profesional podrás seguir avanzando.2

Muévete más

Mantenerse activo es uno de los pilares para mantener una vida sana. Si te sientes molesto o nervioso, con sólo ir a dar una caminata te sentirás mejor, te ayudará a distraerte y a no obsesionarte con los problemas que tienes, hace que liberes endorfinas, y también te puede ayudar a dormir mejor en la noche.

Encuentra un grupo de apoyo

Rodéate de personas que te puedan ayudar a largo plazo, ya sea física y emocionalmente. No hay duda de que tus amigos y familiares te quieren, pero conocer a otras personas que tienen las mismas experiencias y preocupaciones que tú es algo muy especial.

Sé tu propio amigo

A veces debes defenderte a ti mismo y exigir que se aborden y cumplan tus necesidades, ya sea en el trabajo, en tu hogar o incluso con tus amigos. No dejes que las personas asuman cómo te sientes. Ten preparadas respuestas para las preguntas más comunes y así podrás informar a todas las personas que te rodean sobre cómo te encuentras.

Felicidad a largo plazo

Es completamente posible crear una vida feliz, a pesar de todos los altibajos que se presenten en el camino. Con el paso de los años, aprenderás muchas lecciones por medio de prueba y error, pero cada nuevo dato que recolectas sobre el control de tu vida te brinda confort y seguridad.

Consulta a tu médico para vivir lo más saludablemente posible. Todo va sumando. Con el tiempo, te darás cuenta de que la frase “no puedo” fue reemplazado por un “sí puedo” en cada aspecto de tu vida, todos los días.

 

**Discúlpate contigo mismo: tropezones comunes en el camino de la diabetes

No desayunar

● Tratar de más los niveles bajos de glucemia

● No contar los carbohidratos

● Premiarse a sí mismo con comida o bebidas

● No hacer preguntas en las consultas con el médico

● Tratar de ser perfecto

1 International Diabetes Foundation. Type 2 Diabetes and Stress. Consultado el 30 de junio de 2015. Disponible en: http://www.idf.org/sites/default/files/attachments/article_108_en.pdf 

2International Diabetes Federation. Diabetes education module 1.2, 2011: Self Management Education. Consultado el 30 de junio de 2015. Disponible en: http://www.idf.org/education/resources/modules-2011/download 

Compartir

Archivado como: